Inicio · Blog · El modelo Passivhaus llega a los hoteles: cómo adaptar este estándar de eficiencia a grandes edificaciones

Tiempo de lectura: 3 minutos

20 noviembre 2023

El modelo Passivhaus llega a los hoteles: cómo adaptar este estándar de eficiencia a grandes edificaciones

Publicada en —
Eficiencia energética

<strong>El modelo Passivhaus llega a los hoteles: cómo adaptar este estándar de eficiencia a grandes edificaciones</strong>

Centradas principalmente en la eficiencia energética, la reducción de la huella de carbono y el confort habitacional, el modelo passivhaus o casas pasivas, son un estándar de construcción cada vez más común que ahora llega a los hoteles. 

Aunque el concepto se desarrolló centrándose en la vivienda, sus principios de sostenibilidad se pueden aplicar a cualquier tipo de edificios. Hablamos de esta idea constructiva y de cómo adaptarla al sector hotelero. 

Qué hace que una construcción sea Passivhaus

Hay seis puntos clave que convierte un proyecto de estas características en una casa pasiva

  • La eficiencia energética extrema al minimizar la pérdida de energía. Con un diseño centrado en el aislamiento para evitar puentes térmicos (áreas donde se pierde calor), se incorporan elementos como ventanas de alto rendimiento y puertas herméticas selladas.
  • La ventilación con recuperación de calor para proporcionar aire fresco y de calidad. Este sistema recupera el calor del aire que se expulsa y lo utiliza para calentar el aire fresco que entra.
  • El aprovechamiento de la energía solar pasiva al planificar el diseño y la orientación de las casas para conseguir el mayor calor solar en invierno y el menor en verano reduciendo así la necesidad de sistemas de climatización.
  • La construcción con materiales y técnicas de alta calidad para asegurar la durabilidad y el rendimiento energético. Para ello es necesario incluir materiales aislantes avanzados y técnicas de construcción que aseguran una envolvente del edificio altamente hermética.
  • El confort y salud en un espacio donde la temperatura interior se mantiene constante y sin corrientes de aire.
  • La sostenibilidad y medio ambiente al reducir de forma drástica el consumo de energía.

El Modelo Passivhaus pensados para hoteles

A la hora de aplicar este estándar a los espacios pensados para el alojamiento de huéspedes, el diseño puede implicar varios desafíos y consideraciones específicas. 

Como ya hemos comentado, el modelo Passivhaus llega a los hoteles y al igual que en las viviendas, la orientación es un factor principal a tener en cuenta. En este caso, es un punto más complejo de tratar debido a las dimensiones de la edificación y a la diversidad de espacios. 

En cuestiones de ventilación y calidad de aire, los sistemas de ventilación con recuperación de calor son esenciales para mantener una buena calidad de aire en todas las zonas del hotel, sin embargo hay que tener presente encontrar el equilibrio con las necesidades de privacidad y confort de los huéspedes.

Otro factor a tener en cuenta para enfrentarse a un proyecto de estas características es que aunque la construcción de un hotel Passivhaus puede ser más costosa inicialmente en comparación con un hotel convencional, los ahorros a largo plazo en costos de energía y mantenimiento pueden ser considerables. Además, ofrece una ventaja competitiva en términos de sostenibilidad y atractivo para los huéspedes conscientes del medio ambiente.

La certificación y la normativa puede requerir una planificación y un diseño detallado, por lo que reunir al mejor equipo profesional es imprescindible para llevar a cabo una construcción como esta.

Passivhaus y domótica: dos conceptos complementarios

Aunque no es un requisito para cumplir con los estándares Passivhaus, la domótica mejora y complementa sus características potenciando significativamente el rendimiento de las edificaciones de estas características.

Mediante la gestión eficiente de la energía, la domótica permite controlar de forma precisa y automatizada sistemas como la calefacción, la ventilación, el aire acondicionado y la iluminación.  Además, la automatización de ventanas y persianas, por ejemplo, ayuda a regular la temperatura interior, aprovechando la ganancia solar pasiva o proporcionando sombra según sea necesario.

Por otro lado, la domótica aporta un valor significativo en términos de monitorización y retroalimentación. Al monitorear continuamente el rendimiento energético y las condiciones ambientales del espacio, se pueden realizar ajustes para mejorar aún más la eficiencia. Este aspecto es crucial en las Passivhaus, donde se busca mantener un ambiente interior estable y eficiente.

En cuanto al confort y la comodidad, la domótica eleva la experiencia de vivir o alojarse en un edificio Passivhaus. La automatización de la iluminación, el control de la temperatura y los sistemas de seguridad permiten a los ocupantes personalizar su entorno a sus preferencias, haciendo de la vivienda un lugar más acogedor y adaptado a las necesidades del usuario.

Por último, en las Passivhaus que utilizan energías renovables, como paneles solares, la domótica se convierte en un aliado clave para gestionar y optimizar el uso de la energía generada.

El modelo Passivhaus en el futuro

Cada vez son más los proyectos que se inician con unos pilares basados en la eficiencia y la sostenibilidad. Saber cuáles son los pasos para convertir una edificación en passivhaus es una oportunidad para conocer todas las opciones de ahorro energético y de unirse al movimiento que busca luchar contra la huella de carbono. Si quieres compartir ideas sobre un diseño de estas características o necesitas asesoramiento sobre cómo incluir la tecnología en él, puedes ponerte en contacto con nosotros en info@domonova.com

Compartir este artículo

Deja un comentario