Inicio · Blog · Para arquitectos e interioristas: ¿Cómo elegir un sistema domótico?

Tiempo de lectura: 3 minutos

03 mayo 2022

Para arquitectos e interioristas: ¿Cómo elegir un sistema domótico?

Publicada en —
Eficiencia energética, Tutoriales

Para arquitectos e interioristas: ¿Cómo elegir un sistema domótico?

Cada vez son más las personas que apuestan por la domótica para brindar a los espacios el mayor confort, seguridad y sostenibilidad posible. Según la encuesta desarrollada por ADT, la unidad de negocio residencial de Johnson Controls Building Technologies & Solutions, el 82% de los españoles planea instalar dispositivos de hogares inteligentes en los próximos dos años.

La eficiencia energética, la seguridad y la comodidad son puntos clave para seleccionar el sistema domótico. En este artículo daremos una visión general de los aspectos a tener en cuenta para elegir un sistema domótico que se adapte a las características, necesidades y presupuesto del espacio y cliente.

Para arquitectos e interioristas: ¿Cómo elegir un sistema domótico?

Características y necesidades del espacio y cliente

El tamaño del espacio y el número de estancias son aspectos a tener en cuenta, debido a que tienen una gran influencia en la instalación de sistemas domóticos. Detectar el objetivo principal del cliente es otra pieza clave para seleccionar un sistema domótico que cubra sus necesidades de seguridad, eficiencia energética o comodidad. 

Un factor fundamental que va a condicionar que elijamos un sistema domótico u otro es el estado del espacio en el que lo instalaremos. Es decir, si el espacio es de obra nueva o está ya construido y habitado. 

En el caso de un espacio construido, para no realizar obras optaríamos por instalar un sistema inalámbrico, salvo que el espacio cuente con una preinstalación para domótica. Sin embargo, para espacios de obra nueva existe la posibilidad de elegir entre un sistema de cableado o inalámbrico. Si quieres conocer más sobre la utilidad de la domótica en viviendas de obra nueva y construidas puedes acceder a nuestro artículo. 

Funcionalidades que ofrece un sistema domótico

  1. Automatización y control
  • Gestión de todos los elementos del espacio de forma local o remota.
  • Personalizar escenas de luz que se pueden ajustar y memorizar.
  • Programación de encendido y apagado de luces, persianas, calefacción y aire acondicionado. 
  • Simulación de presencia, programando los distintos sistemas domóticos. 

2. Seguridad

  • Alarmas técnicas: detección de incendios o fugas de agua o gas, y avisos telefónicos de incidencias automáticas.
  • Control de acceso: portero o videoportero, cerraduras telecontrolables que permiten abrir la puerta desde cualquier lugar y llave electrónica.

3. Ocio y entretenimiento

  • Sistemas audiovisuales: cine en casa y audio/video que permita distribuir la señal a las diferentes estancias del espacio.

4. Ahorro energético

  • Gestión y control del consumo de agua, electricidad y gas. 
  • Monitorización de consumos.

Sistemas propietarios o estándares

Para la integración de la domótica podemos instalar un sistema abierto o cerrado. Esto es que los distintos elementos tengan un lenguaje estándar o propietario. 

Un sistema propietario o cerrado es aquel que ha sido desarrollado por una única empresa. Por lo que solo sus productos son compatibles con su sistema y en el caso de que uno de los elementos sufra una avería, solo se podrá sustituir por otro producto de la misma empresa.  

Por el contrario, en un sistema domótico estándar o abierto no existen patentes sobre el protocolo, es decir, cualquier fabricante puede desarrollar productos que lleven implícito el protocolo de comunicación. De manera que para este sistema se encontrarán en el mercado productos de diferentes fabricantes y precios. 

Tipo de arquitectura del sistema de domótica

Existen diferentes tipos de arquitectura en función de la ubicación del sistema de automatización. En este sentido, encontramos tres tipos de arquitectura del sistema de domótica:

  • Sistemas centralizados. Son aquellos en los que existe una única unidad central encargada de procesar la información. En este tipo de sistemas, la función de los dispositivos es captar información que, posteriormente, la envían a la unidad central para que la procese y envíe las órdenes a los dispositivos que ejecutan las acciones. Por tanto, si la unidad central falla, el resto de la instalación se verá afectada.
  • Sistemas descentralizados. A diferencia del sistema anterior, este tiene varias unidades centrales que se comunican entre sí. De esta forma, la distancia que recorre la información es menor, pues los periféricos envían la información recogida a la unidad central más cercana.
  • Sistemas distribuidos. Cada dispositivo que forma parte del sistema puede tomar decisiones por sí mismo, es decir, son independientes entre sí. Esto significa que cada dispositivo puede controlar distintas actividades.

La domótica es un sistema que engloba cinco conceptos: seguridad, ahorro energético, comunicación, confort y disfrute. Es fundamental conocer las singularidades de cada sistema domótico y lo que cada una de ellas implica para que podamos instalarlo en cualquier espacio y conseguir los beneficios que aportan. Si necesitas más información o asesoramiento personalizado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en info@domonova.com

Compartir este artículo

Deja un comentario